La Primera Encuesta TIC: “Acceso y uso del internet” reveló que hasta el 2020, un 20,8% de mujeres no contaban con servicio de Internet.

SernamEG en conjunto con la escuela de Comunicaciones y Ciencias Sociales UCSC, a través del profesor, Javier Martínez, dictaron un taller sobre la Brecha Digital que existe, con el fin de disminuir la desventaja tecnológica en la que se encuentran las mujeres principalmente mayores y de zonas rurales en la Región del Biobío, brecha que se volvió más visible producto del Covid-19 y del incremento en el uso de las tecnologías. Esta fue dirigida principalmente a emprendedoras que quisieran aplicar dichas herramientas digitales para sus negocios.

En el marco de la pandemia actual y las nuevas modalidades en las que se mueve el mundo, hemos visto cómo la era virtual llegó para quedarse. Sin embargo, no todas las personas están preparadas de la misma manera para afrontar y desarrollarse dentro de esta nueva forma de vivir. Es por esto que la iniciativa que se desarrolló de modo virtual producto del contexto sanitario, abordó por un lado temas como el uso de Redes Sociales y su servicio a la comunidad, y por otro, impartió un taller de creación y mantención de Fanpages, con el objetivo de instruir y educar digitalmente a mujeres que por diversos motivos no contaban con estos conocimientos.

“Lamentablemente producto de la pandemia, hemos visibilizado aún más una de las tantas brechas que tenemos las mujeres, y también uno de los rubros afectados precisamente ha sido el emprendimiento. El que muchas por necesidad han tenido que iniciar para poder llevar el sustento a sus familias. Hoy, producto de las fases 1 y 2, no existen muchas oportunidades de comercialización, es por esto que la herramienta digital tiene que ser nuestra aliada. Es la única forma que tenemos hoy en día de poder actualizarnos, buscar capacitación y herramientas que nos permiten acotar esta brecha.” Lissette Wackerling, Directora Regional del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género.

De esta manera, es importante desarrollar instancias de participación en donde se acerque y se capacite a parte del género femenino que no se ha inmerso en el mundo digital de igual manera que el masculino. Pero principalmente, a las que no fueron parte de la era tecnológica, facilitarles la adaptación y la capacitación en herramientas digitales que les ayuden a sobrellevar esta pandemia y a emprender, es fundamental para la autonomía de las mujeres de la Región del Biobío.